El talento es un bien escaso, si bien la providencia quiso que en un
pequeño Bloque de la C/ Santiago López, en el barrio de la Vela, nacieran
dos de los mayores talentos de la Provincia. Por un lado nuestro invitado,
por otro el abajo firmante.

Nos visita mi vecino de infancia, mi camarero de cabecera de juventud, el
patriarca serrano del Reggae, un artesano del cuero, un buzo de tierra
firme, un activista de un barrio olvidado, y no se cuantas cosas más. En
definitiva y sobre todo, un tipo alegre.

Nos fuimos del barrio, el viejo barrio que en su día fue al último que llego
la luz y hoy es “centro” de Ciudad envejecida. Viaje de ida y vuelta. Al final
de estos años avanzamos apenas un par de calles. Ya no cabemos en los
agujeros donde nos ocultábamos de quien se la quedaba al escondinte,
nuestro talento requiere grandes cabezas; y como buenos viejos podemos
asomarnos a la ventana y decir: “Antes todo eso era campo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *